Crédito fotografía: 
EFE
Se supone que su caso debía prosperar para sentar en el banquillo de los acusados a esta que se perfilaba como una manada, como la española. No lo fue. Todo cambió para la presunta víctima de este nuevo episodio.

Tenía 19 años, era julio del 2019 y estaba de vacaciones en Ayia Napa, Chipre. Todo iba bien, pero una sola de las jornadas cambiaría su vida y la de su de su familia.

La estudiante británica de Derbyshire se estaba divirtiendo en territorio chipriota. No se saben los detalles de cómo se involucró con un grupo de 12 israelíes, de entre 15 y 22 años, también de vacaciones por el archipiélago. Lo que salió a la luz es que, con las horas, interpuso una denuncia por el delito de violación, acusando al grupo completo de ultrajarla sexualmente.

Se supone que su caso debía prosperar para sentar en el banquillo de los acusados a esta que se perfilaba como una manada, como la española que fue condenada tras la agresión sexual que cometieron contra una joven, después del encierro de San Fermín. No lo fue. Todo cambió para la presunta víctima de este nuevo episodio.

De víctima a victimaria, tras interrogatorio policial

Los detalles de este caso han sido difundidos a nivel mundial por medios como The Guardian. A través de estos, se han dado a conocer situaciones particulares y complejas que han jugado en contra de una joven que denunció haber sido violada y terminó siendo juzgada.

Resulta que entre esas particularidades, figura un exhaustivo interrogatorio al que fue sometida durante siete horas en una estación policial. En esta jornada, habría existido coacción, en ausencia de un abogado o traductor británico, con lo que habrían conseguido que la presunta víctima se retractara de su denuncia, según el informe presentado por su representante legal, el británico QC Lewis Power.

Así es como habrían conseguido su confesión escrita, en la que la entonces adolescente supuestamente admitió haber falsificado su denuncia original.

Con la retractación, la defensa de los acusados consiguió que los 12 israelíes, entre los que figuran hijos de altos funcionarios de ese país, regresaran a su territorio. Lo anterior, está consignado en el referido medio británico (The Guardian).

La corte que ventilaba el caso, pasó a considerar el estatus de la víctima a otro distinto: al de victimaria. Por lo anterior, permaneció encarcelada al menos 4 semanas en la prisión Nicosia, capital de Chipre. Posteriormente, fue obligada a permanecer en la isla ante la judicialización de su caso.

Tras seis meses de odisea judicial, un juez de un tribunal de distrito la declaró culpable de fomentar la travesura pública después de dictaminar que había mentido (falso testimonio) sobre haber sido violada por hasta 12 turistas israelíes en julio de 2019.

Sin embargo, su familia y los abogados británicos han emprendido una batalla para anular la sentencia de cuatro meses en prisión.

Una apelación frente a un sistema judicial “patriarcal”

El pasado jueves, los abogados de la joven británica se lanzaron con una batería de documentos ante un tribunal de Chipre, buscando la anulación de la sentencia de su clienta. Sin embargo, buscan resarcir el daño que el sistema le ha causado a ella y a su familia. El cual, puede ser extensivo a las mujeres que hayan sido, o sean víctimas de abusos sexuales en la isla.

“Es un día muy importante. Ella todavía sufre de un trastorno de estrés postraumático, pero está decidida a limpiar su nombre”, aseguró su abogada, la chipriota Nicoletta Charalambidou.

Power, colega de la abogada y defensor de la joven, agregó: “Ella y su madre están ansiosas por el resultado y estarán observando desde lejos”, en referencia a la audiencia que busca anular el fallo. “La historia de esta joven ha repercutido en todo el mundo desde que apareció en los titulares en 2019”, admitió el letrado.

No obstante, consideran que lo mediático del juicio, a nivel mundial, pueda sentar un precedente, luego de salir a la luz detalles tan delicados como el tipo de involucrados (hijos de funcionarios israelíes) y el hecho de un interrogatorio irregular contra la denunciante.

“Ha sido a la vez impactante y angustiante y para ella ha sido profundamente desgarrador, humillante y personalmente intrusivo, sin embargo, ha superado esto con determinación y ha resuelto valientemente luchar este caso hasta el final donde cree que se hará justicia”.

A cargo de la revisión de la petición para anular la sentencia, figura un panel de 3 jueces. la jurista de origen británico, Persefoni Panayi, está supervisando la apelación.

La jueza de 67 años, se formó en el Reino Unido antes de trasladarse a Chipre, y asumió el máximo cargo de la Corte Suprema el año pasado.

“Esta niña pueda liberarse de los grilletes de una condena injusta que ha empañado su joven vida”, asegura su equipo de abogados.

En Chipre, las protestas afuera de los tribunales, en favor de la acusada, se han hecho sentir. Acusan, además, a un sistema judicial conformado por hombres de “profundamente patriarcal”.

Crédito fotografía: EFE

El equipo de la defensa de la joven británica apunta, particularmente, al juez del tribunal de distrito, Michalis Papathanasiou, asegurando que había desestimado totalmente todos los testimonios de expertos de la defensa “sin una buena razón”.

La anulación, el ruido internacional y la presentación de nueva evidencia, tiene a la defensa confiada de que se revertirá el caso, se hará justicia para su clienta y se limpiará su nombre.

“Este caso es fundamental para la protección de los derechos humanos en Chipre, así como el tratamiento de quienes denuncian delitos sexuales”, aseguró Michael Polak, quien dirige el grupo de asistencia legal Justice Abroad, que coordina la apelación.

Zelia Gregoriou, experta en estudios de género de la Universidad de Chipre, agregó: “Nunca ha habido un caso como este en la corte suprema. Esta mujer nunca debería haber sido puesta en el banquillo”.

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X