Crédito fotografía: 
El Día
En más de 24 millones de pesos están avaluadas las obras que actualmente se están llevando a cabo en un inmueble ubicado en La Serena, según una orden de compra denominada “Reparación Estructural Casa Fiscal”, y aprobada por el propio ejecutivo local. Desde el Consejo Regional, en tanto, manifestaron desconocer esta situación, aunque de todas formas, subrayaron que no se justifica la gran cantidad de recursos invertidos en dichos trabajos.

24.573.500 pesos, IVA incluido, es el monto total que ha costado hasta ahora la remodelación de una vivienda fiscal ubicada en el pasaje Victoriano Martinez, de la comuna de La Serena, y que según fuentes de Diario El Día, sería destinada a ser la residencia de la gobernadora regional Krist Naranjo.

El documento que fue difundido en primera instancia por Mi Radio la mañana del miércoles, que acredita dicha inversión se puede encontrar en el portal Mercadopublico.cl –a través de Transparencia Activa– en donde con fecha del 23 de septiembre de este año, aparece con “recepción conforme” la orden de compra bajo el nombre de “Reparación Estructural Casa Fiscal –Etapa 1”.

En tanto, toda la obra fue adjudicada a la Sociedad Comercial e Inversiones Eléctricas Vemo Limitada, cuyo tiempo de ejecución de los trabajos fue establecido en 90 días hábiles en el detalle de la orden de compra (ver recuadro).

No obstante, más allá de la reparación de la vivienda en sí, lo que no ha pasado desapercibido es el costo de las obras. Y es que los más de 24 millones de pesos que contempla la remodelación de esta casa fiscal ha generado más de un cuestionamiento a la gestión de Naranjo, pues a juicio de sus críticos, esta decisión resulta contradictoria frente al discurso con el que la actual gobernadora ganó las elecciones, haciendo un llamado a “optimizar los recursos” del Estado.

Y si bien, en un documento realizado en el pasado mes de julio, bajo el rotulo “Informe y Propuesta de Reparación para Vivienda Fiscal”, elaborado por la Unidad de Operaciones de la División de Administración y Finanzas del Gobierno Regional de Coquimbo, se señalaba que, respecto a las condiciones de la vivienda, se presentaba “falta de seguridad en el perímetro del inmueble y en su puerta de acceso”, “pintura deteriorada”, “baños en mal estado”, e incluso “presencia de termitas en algunos sectores”, se critica lo “innecesario e inoportuno” de realizar una inversión como ésta, más aún, en medio de un contexto que sigue siendo adverso en lo económico.

Consejo “sorprendido”

Esa opinión de hecho es la que comparten varios consejeros regionales quienes, al ser consultados por este tema, señalan además que desconocían completamente la existencia de estas obras, pues los recursos utilizados para la remodelación corresponden a fondos de uso exclusivo del Gobierno Regional.

A juicio de la consejera Adriana Peñafiel, “por supuesto que hoy día, dada la situación en que nos encontramos, cualquier inversión de esta naturaleza, por muy atendible que pueda ser desde el punto de vista de la decisión personal que haya tomado la autoridad, desde luego no es bien recibida por la comunidad, porque estamos en un momento de apremios económicos, y por el momento, el uso de los recursos hoy día está siendo muy observado por la comunidad”, aseguró, agregando que la mejor decisión en este caso es que “debiese haberse postergado y no haberse hecho en estos momentos, habiendo posibilidades de encontrar otras viviendas que no requieren de remodelación”.

Por su parte, Marcelo Castagneto criticó a la gobernadora apuntando a sus contradicciones: “no me deja de sorprender una vez más que las personas que más han vociferado de mantener la austeridad, gastos innecesarios, evitar actos que este reñidos con temas éticos, estén cayendo en el mismo juego que han criticado tanto. Y es que el principal problema que yo veo en esto es que ella como gobernadora regional, que es la primera autoridad local, autorizó un gasto para hacer una remodelación de su casa habitación fiscal, por tanto, según la información que yo tengo es que fue una decisión de ella”.

Más dura fue la consejera Ángela Rojas, quien sencillamente calificó la reparación de la casa como “de mal gusto”.

“Puede ser que esté dentro de la legalidad, pero también hay una cuestión de principios. Si usted tiene un sueldo de casi 9 millones de pesos le alcanza para pagar un arriendo por ejemplo. Entonces me parece una falta de principios, de ser consecuente con lo que se dice, y las cosas no se dicen, sino que se hacen”, señaló.

En una línea similar, la consejera Paola Cortés afirmó que a su parecer, estas obras “no corresponden con los tremendos sueldos que tienen. Que se les entregue una casa en forma casi gratuita y que se gaste tanto dinero en arreglarla”.

Por el contrario, el consejero Carlos Galleguillos le bajó el perfil al asunto, indicando que “aún es necesario tener más información y antecedentes. Lamentablemente, aquí se ha tratado de ir poniendo obstáculos, piedras en el camino y de levantar calumnias, y digo calumnias porque hasta el momento, hemos tenido una comunicación bastante estrecha con la gobernadora como consejo”.

Acceso a un inmueble fiscal

Sin embargo, uno de los puntos que se debe tener en cuenta respecto a la actual situación de esta casa fiscal que utilizaría la gobernadora Krist Naranjo, es que el dominio de este inmueble fue transferido al Gobierno Regional de Coquimbo el año 2013, lo que significa que la administración de esa propiedad, como el arriendo a sus funcionarios, el valor de arriendo y las correspondientes mejoras o arreglos, “es parte de la normativa interna del Gore Coquimbo”, explica al respecto el seremi de Bienes Nacionales, Vicente Cortés.

Ellos son por tanto, los responsables de su administración. Ahora bien, ¿cómo un funcionario público podría acceder a residir en una vivienda fiscal?

Pues según el seremi, en lo que respecta al menos a aquellos inmuebles administrados directamente por su ministerio, estos están normados por la orden ministerial, la cual indica los requisitos para que un funcionario opte a uno, lo que dependerá de la disponibilidad y a quien esté designada la propiedad.

“En el caso que un funcionario público arriende una casa fiscal administrada por el Ministerio de Bienes Nacionales, se le cobrará el 10% del sueldo base y por supuesto, deberá hacerle las mejoras correspondientes al inmueble. Esta situación aplica solo para las propiedades administradas por nuestro ministerio”, aclara.

Alcances legales

Al respecto, Carlos Magna, abogado y director de la carrera de Derecho y del Departamento de Ciencias Jurídicas de la Universidad de La Serena, profundiza en este tema, al explicar que en el caso de todos los bienes fiscales están reglamentados bajo el Decreto Ley 1939 del año 1977.

Dentro de ese decreto ley, el artículo 56 permite que todos los gastos que provengan de reparaciones, ejecución de obras, y otras cosas, “se hagan con cargo a los destinatarios. O sea, si hay una repartición pública, como en este caso la gobernación, que administra un bien fiscal, los gastos de conservación básicamente tienen que ser solventados por esa repartición pública. Desde ese punto de vista no habría nada raro ni ilegal. De hecho, está dentro de sus facultades”, explica el académico. Y facultades semejantes además están contenidas en la Ley 19.175 sobre Gobiernos Regionales.

Ahora bien, explica el abogado, “en principio, esas obras van en beneficio fiscal. O sea ella no está gastando dineros fiscales en un inmueble propio, sino que está gastando dinero fiscal en un inmueble fiscal, y por lo tanto, va en directo aumento patrimonial del propio fisco”.

Y en ese sentido, ¿un funcionario público podría gastar de su propio bolsillo para reparar una casa fiscal? Según el académico, no, pues estaría excediendo sus facultades administrativas, y todo funcionario público debe su actuación a lo que la ley establece.

De todas formas, Magna reconoce que podría haber un cuestionamiento ético en cuanto a por ejemplo, la existencia de otras prioridades antes que la remodelación de una vivienda por un alto costo, pero “eso va a quedar sujeto a algún tipo de reclamación que se pueda hacer. La propia ley contempla un procedimiento de reclamación, para que cualquier ciudadano pueda iniciar, si ve una falta a la probidad o ve un acto ilegal, una reclamación”, explica.

Además agrega, la propia gobernación regional cuenta con otros estamentos fiscalizadores, como una Unidad de Control. “Me imagino yo que ellos tienen algo que decir. Pero a priori, la gobernadora no estaría haciendo nada ilegal. Se puede gastar dinero, de hecho, es un deber hacer gastos en conservación, como reparaciones”.

No obstante señala, se genera una duda de dónde habría salido el dinero para las reparaciones en la casa. O más bien, de qué glosa exactamente. “Estamos claros que fue con cargo a los fondos del Gore, pero no sabemos de qué glosa. Habrá que esperar a ver cuál es la explicación que da la gobernadora para saber de dónde salieron los fondos. Sabemos que salieron del gobierno regional, pero no sabemos con cargo a qué partida”, señaló el abogado.

Cabe señalar que Diario El Día intentó comunicarse con la gobernadora Krist Naranjo para conocer su opinión sobre esta situación, pero declinó referirse al tema.

Detalles de la orden de compra

En total, la orden de compra aprobada por la Gobernación Regional contempla siete ítems que contienen los siguientes detalles: 

En primer lugar, contempla desarmes, limpieza y replanteo de distintos sectores del inmueble, como el baño, (piso), tabiques en dormitorio, ventanas, revestimiento de cerámicas en piso y murallas y red de alcantarillado, entre otras obras. Todo por un monto de 2 millones de pesos. 

El segundo ítem incluye el estudio y la entrega del informe de la visita al lugar por 800 mil pesos. 

El tercer ítem corresponde a baño suit, baño pasillo y cocina, en donde se detallan pisos, se revisten murallas, se reconstruye el alcantarillado y la red de agua fría y caliente. Se instalan además lavamanos, lavaplatos, shower door, dos WC con ahorro de agua, una tina, y se instala cerámico con nuevo tabique, cerámica blanca y terminaciones. Todo ello implica un costo de 5.950.000 pesos. 

En cuarto lugar, se reconstruyen los tabiques, que incluye la reparación del tabique del segundo nivel del primer piso, soporte inferior bajo piso, construcción de tabique inferior bajo piso y construcción de tabique colindante con patio trasero. Además, se rehacen los marcos de las ventanas y se instalarán nuevos vidrios fijos, todo por un monto de 2.950.000 pesos. 

En quinto lugar, respecto a las pinturas, se pretende hacer reparaciones menores de murallas y cielos interiores y exteriores, y mantención de maderas en cielo y murallas interiores y exteriores. Se incluye colocación de yeso, pasta, lijado y tres manos de pintura látex blanca, además de colocación de protector de madera. El costo es de 3.650.000 pesos.

Respecto a la mantención eléctrica, se pretende hacer cambios de cables en mal estado, se dejarán circuitos separados tanto para las dos plantas como para la cocina, y en baños y lavaderos se cambiarán todos los artefactos eléctricos como enchufes e interruptores, entre otras obras. Todo por un costo de 2.500.000 pesos.

Finalmente se incluye la confección e instalación de 28 unidades de cortina Roller, por 2.800.000 pesos.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X