Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Se trata de familias de trabajo y esfuerzo que fueron sorprendidas por las llamas en horas de la madrugada. También se quemó una panadería y pastelería con 50 años de historia en el sector de calle Schneider.

Eran cerca de las 04:30 horas de ayer cuando las llamas comenzaron a surgir en una de las viviendas de Calle René Schneider con Valparaíso, en el sector de Tierras Blancas, comuna de Coquimbo.

Sus residentes, que a esa hora dormían, no entienden qué fue lo que sucedió ni cuál fue el origen del fuego, pero producto de que gran parte de la construcción era en madera, especialmente la tabiquería, el fuego se propagó rápidamente a las casas colindantes y a una panadería y pastelería que lleva 50 años funcionando en el sector. Su propietario, Raúl Lemus, señala que no solo perdió todo, sino que no mantenía seguros y que deberá partir de cero, ya que ve muy poco probable que los bancos le den un crédito por la edad que tiene, 75 años.

De hecho, cuenta que son cerca de 20 personas las que viven del negocio, todos familiares, hermanos, hijos, sobrinos y tíos.

Se veía acongojado por lo ocurrido, pero convencido que se levantará de las cenizas. “Hay que partir de cero”, señaló a El Día, para luego hablar sobre lo que fue el negocio de su vida. “Prácticamente partí con Tierras Blancas, desde que se hizo la calle, son muchos años. No se sabe qué pasó, porque las casas de al lado se quemaron completas”, indica.

Mientras se retiraban los escombros de su negocio va mostrando parte de lo que eran los hornos donde se hacía el pan, los que quedaron convertidos en un montón de latas. Así, camina por entre las cenizas, restos de palos quemados y nos lleva hasta la parte trasera de la panadería, donde también se quemaron dos vehículos y un tercero alcanzaron a rescatarlo.

“Son de una tía y una sobrina, también se quemaron antes de que se pudieran sacar. Se salvó una camioneta que sacaron, pero igual se le quemó un poco la parte de atrás”, cuenta, mientras su vista se pierde entre los escombros de lo que fue por décadas su sustento.

Raúl Lemus, también lamenta que sus vecinos de años hayan perdido todo, incluso sus viviendas, mientras dice que se desconoce cómo comenzaron las llamas que destruyeron su panadería, dos casas y una tercera que sufrió daños de consideración.

Vecinos del sector señalan que a la hora en que se inició el incendio se sintieron muchos fuegos artificiales y temen que ese pudiese ser el origen del fuego, pero no tienen la certeza.



Salvados ilesos, pero perdieron todo



En la vivienda ubicada en René Schneider N° 220, Camila Rojas Alcayaga, una de las residentes, comenta que vivía allí con su pareja, su mamá y su abuelito, de 86 años de edad, al que pudieron rescatar.

“Fue terrible, perdimos todo, no nos quedó nada, se nos quemaron nuestros animalitos (mascotas), quedamos con lo puesto”, narra, e ignora cómo se inició el fuego, señalando que “no sabemos qué pasó, solo vimos que el fuego venía de atrás, pero aún no se sabe cuál es la causa, solo alcanzamos a salir con lo que andábamos. Sacamos a mi abuelito de 86 años, pero él es autovalente, así que pudo caminar y salir, pero con lo puesto y a pie pelado”, relata Camila Rojas.

También señala que funcionarios del municipio de Coquimbo llegaron a asistirlos y que dispusieron de maquinaria para comenzar a retirar los escombros.

Residentes del sector señalaron que durante la noche y madrugada se sintieron petardos y fuegos artificiales. “Nosotros, que vivimos acá cerquita, anoche escuchamos petardos y fuegos artificiales hasta tarde, no sé si habrá caído alguno encima de las casas, pero pudo haber sido. Es triste lo que ha pasado, porque son personas de mucho esfuerzo”, contó Elisa Gutiérrez.

La vecina añadió que la panadería era todo un ícono de ese sector, ya que tiene muchos años de existencia y la gran mayoría de los que tienen su edad, se criaron con ese negocio que era del barrio.

Otro de los habitantes del lugar, José Reyes, dice que conoce desde hace muchos años al propietario de la panadería, con quien dialoga con frecuencia. “Vengo habitualmente a comprar acá y es lamentable lo que ha ocurrido. Yo escuche unos petardos reventar, pensé que podían se balazos, pero no eran”.

Por su parte, Lucía Ibáñez González, también lamentó lo ocurrido y señala conocer hace varios años a uno de los vecinos afectados con el incendio, ya que le compraba hierbas, que era a lo que se dedicaba en su casa y también en la feria. “Don Tomás trabajaba en la feria con su hija, conversábamos siempre. Él vendía hierbas medicinales y su hija ensaladas. Lo que pasó con el incendio es chocante, me enteré en la mañana por las redes sociales y todavía no puedo creer lo que ha pasado. Lo primero que hice le pregunté a su hija cómo estaba su papá y me dijo que estaba bien en la casa de su otra hija, pero igual quedó schokeado”.

Asistencia municipal



En cuanto se supo de las características del incendio, desde el municipio de Coquimbo concurrieron a prestar asistencia a las familias.

Se informó, que durante la noche hubo coordinación con Seguridad Ciudadana y Protección Civil que apoyaron el trabajo de Bomberos, Carabineros y las ambulancias, así como también se entregaron frazadas y colchones.

Una vez que fue controlado y sofocado el fuego, llegaron al lugar asistentes sociales de la delegación municipal y cuadrillas de la Dirección de Aseo y Ornato, que junto a maquinaria pesada iniciaron el retiro de los escombros que quedaron en el lugar. 

Se iniciaron gestiones con instituciones y organizaciones para conseguir alimentos, ropa y colchones para los afectados. 

Joaquín Gatica, coordinador de las delegaciones municipales, explicó que “el Departamento de Protección Civil acudió inmediatamente al lugar entregando implementos para las personas, llámese frazadas y también colchones. Tenemos 10 personas afectadas, entre ellas 2 niños, también tenemos un adulto mayor que fue trasladado al SAPU del sector, no hay personas con lesiones y el lugar se encuentra en total control con los departamentos que corresponde, prestado la ayuda a todos los vecinos. Esta labor también fue apoyada por el Departamento de Aseo y Ornato, Seguridad Municipal y la Delegación Municipal con sus cuadrillas de aseo, además de Bomberos y Carabineros”, señaló Gatica.

El funcionario municipal sostuvo más adelante que “nosotros vamos a seguir con el acompañamiento en el lugar, tenemos asistentes sociales que nos van a generar el catastro y la retroalimentación por parte de las personas afectadas, estamos apoyando con el tema de la alimentación. También para tener resguardo vamos a hablar con el Departamento de Protección Civil por el tema de las viviendas afectadas y como lo vamos a trabajar a priori. Una vez removidos todos los escombros del lugar, vamos a seguir trabajando con las familias”, afirmó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X