Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Familiares y personas ligadas al mundo de la cultura participaron de un acto que por momentos fue muy emotivo, pero en términos generales alegre, tal como lo era Cuturrufo. Las cenizas se arrojaron al mar, según sus deseos y en el lugar en el que vivió gran parte de su vida.

En una ceremonia emotiva, pero alegre, fueron repartidas en el sector de Playa Changa las cenizas del virtuoso trompetista coquimbano Cristian Cuturrufo, quien falleció víctima del Covid-19 el viernes 19 de marzo.

Familiares, amigos y personas del mundo de la cultura, principalmente de la música, se dieron cita en el icónico sector de la comuna puerto que el músico recorrió desde pequeño, ya que su familia vivía solo a pasos de ese litoral.

La banda municipal Los Mena, muy querida por Cristián Cuturrufo, fue la encargada de engalanar el encuentro con la música que le gustaba al artista y que muchas veces tocó con ellos.

En tanto, su hermano Rodrigo Cuturrufo dio cuenta de pasajes de la vida del artista, indicando que “más que pena hoy estamos contentos, en este lugar. En esta Playa Changa nos formamos, todo lo que es ser ‘los hermanitos Cuturrufo’ está acá. Nuestra química, nuestra genética, nuestros sonidos. La Playa Changa es sonido de Cristian Cuturrufo, acá vivimos muy pocas penas, grandes alegrías, grandes emociones, fuimos demonios y fuimos dioses acá”.

Más adelante, Rodrigo Cuturrufo dijo que no se iba a despedir de su hermano. “Gordo, bienvenido a tu casa. Cristian hoy queda en el paraíso, queda en su reino, el de los hermanitos Cuturrufo. De acá somos y de ahora en adelante, eternamente en la conversación, entre el mar, la arena y el humedal. Cristian, gordo, te quiero mucho, gracias por todo, bienvenido gordo, hoy comienza la fiesta acá, estás en tu casa”, señaló visiblemente emocionado.

Luego de que se presentara con un acto musical la artista Alejandra Leca, amiga de toda la vida del trompetista, fue su hermana, Carolina Cuturrufo, quien le dedicó emotivas palabras al artista.

“Mi hermano, mi apoyo, mi amigo, el hijo, el padre, el compañero, mi maestro no se ha ido, solo ha transmutado en un viaje esperado y así convenido. Hay dolores en este plano, sorpresivos y profundos, pero sentirte alegre, luminoso y vibrante en ese otro mundo, apaga todo mi llanto”, dijo en parte de su intervención.

Por su parte, Marcelo Cuturrufo sostuvo que esta es una “partida espiritual” del músico, “pero es un reencuentro de Cristian en donde crecimos, todo lo que somos, cómo vivimos, nuestras costumbres, nuestra relación con la naturaleza, todo salió de aquí. Este era nuestro patio, esta era nuestra casa. En la playa Changa él desde chico hacía sus balsas, después se compró un bote. Entonces, esto es como una bienvenida, porque vuelve a su origen, de donde va a volver a nacer en esta grandeza del mar, donde va a estar vivo de nuevo, para siempre”.

El alcalde de Coquimbo, Alí Manouchehri, quien participó del acto, planteó que se buscará hacerle un reconocimiento a uno de los más grandes artistas de la comuna, ya sea poniéndole el nombre a una calle o a algún recinto.

“Para nosotros es un día muy triste, pero también el comienzo de algo, siempre hemos conversado con nuestro equipo de trabajo, con nuestra gente, sobre el reconocimiento que existe por parte de la ciudadanía al legado de Cristian Cuturrufo y es ahí donde nos corresponde a nosotros como administración sacarle el mayor provecho. Hoy día nosotros consideramos que el legado que deja a la música, a la ciudadanía, es donde no podemos permitir que muera. Vamos a trabajar en reconocer los espacios que él visitó, como la Playa Changa, como el Barrio Inglés, recuperarlo y ponerlo como uno de los artistas más destacados”, señaló el edil.

Finalmente, al ritmo de la marcha de Los Santos, en un marco de alegría, sus familiares y amigos abordaron botes y arrojaron sus cenizas en el mar.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X