Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Pese a las diversas gestiones de la autoridad cultural y la oposición de otros actores, el histórico edificio sigue avanzando de acuerdo a las tratativas del Arzobispado con una empresa cuya licitación es por 20 años. Incluso, el exCafé Centenario está “en arriendo”.

Transitando por las principales avenidas de La Serena, es evidente que existen vestigios importantes de patrimonio y de otros que no necesariamente han sido cuidados, conservados o vistos como una inversión cultural.

Uno de esos lugares es el exTeatro Centenario, que por años acogió un cine y posteriormente se transformó en un espacio dedicado para las artes escénicas y la instalación de un café y una sala multiuso.

Tras la administración de Rodrigo Cuturrufo, quien asumió esa responsabilidad en 2008, el recinto albergó importantes eventos como el Festival de Títeres de La Serena, el Festival Miradoc y algunos otros espectáculos.

Sin embargo, fuentes cercanas a este histórico edificio, que pertenece al Arzobispado de La Serena, señalaron que durante la década pasada se fue analizando la posibilidad de rentabilizar este recinto, lo que se tradujo finalmente en un contrato de arriendo por 20 años con la empresa Inversiones Alta Cruz Limitada, el que es válido desde el 2 de marzo de 2020 y que ha generado toda clase de expresiones de molestia por parte del mundo artístico y cultural, ya que el recinto se utilizaría exclusivamente con fines comerciales. Sólo recordemos que en abril de 2020 se filtraron imágenes donde quedaba a la vista que ya no estaba ni la boletería ni el piso de madera.

Leer también: Futuro incierto del ex Teatro Centenario, icono cultural y patrimonial de La Serena

El proceso sigue en marcha

Aunque diversas agrupaciones, como la organización “Teatro Centenario nuestro legado” o “Sidarte” hicieron patente su molestia, e incluso el Ministerio de Cultura hizo tratativas, el acuerdo del Arzobispado con la empresa privada ha ido avanzando.

En efecto, llama la atención que en el ingreso a lo que era el Café Centenario, se sitúa un aviso de arriendo por parte de “New Home”, Gestión Inmobiliaria. Fuentes consultadas por diario El Día aseguraron que se trataría de un aviso con fines de negocio.

Sin embargo, otras informaciones a las que accedió este medio señalan que el arriendo se realizó con la empresa de inversiones por todo el recinto, incluyendo el excafé y la sala de Teatro.

En tanto, fuentes cercanas a estas tratativas indicaron que “toda gestión de uso, subarriendo o similares es materia que le compete a la empresa arrendataria” y donde nada tendría que ver el Arzobispado.

Leer también: Arzobispo asegura que alto costo económico obligó a arrendar ex Teatro Centenario

¿Tratativas?

El seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Francisco Varas, gestionó algunas posibilidades. En conversación con El Día, repasó estos hechos , donde pese a las dificultades, insiste en la trascendencia del Teatro Centenario y sus instalaciones para el desarrollo de actividades artístico culturales y como un ícono histórico.

“Generamos dos instancias. La primera fue buscar una concesión del espacio para que pudiéramos restaurarla y así pudieran funcionar algunos de nuestros programas, como el Cecrea. Esto iba asociado a un proyecto de inversión, que significaba mejoramientos en la infraestructura, ya que no se encuentra en buenas condiciones. La iniciativa buscaba extenderse por 30 años, para así generar la rentabilidad social desde el punto de vista de la inversión pública”.

Sin embargo, por contraparte, el Arzobispado respondió con la posibilidad de “arrendar” con un alto precio y por un período más corto de tiempo. “Se argumentó que el Café Centenario generaba un alto volumen de ventas”.

Leer también: Los proyectos culturales para el ex Teatro Centenario rechazados por el Arzobispado

Como segunda propuesta, la Seremi de las Culturas buscó propiciar la adquisición del lugar. “Pero a inicios de 2020, se nos indica que este espacio tiene un costo de $4.500 millones, que en una planificación presupuestaria era prácticamente imposible de cumplir para nosotros. Igual les manifestamos que estábamos abiertos a administrar el recinto, con el compromiso de restaurarlo, pero tampoco se llegó a un acuerdo y terminó imponiéndose la propuesta más comercial”, dijo el secretario regional ministerial.

Entendiendo que se trata de un contrato entre privados, el seremi Varas aseguró que “las relaciones con el Arzobispado de La Serena siguen siendo buenas pese a todo, porque tenemos varios proyectos relacionados con la conservación de iglesias y otras edificaciones. Pero nosotros como Ministerio nunca nos hemos cerrado a la posibilidad de que podamos administrar el espacio, porque creemos que esta institucionalidad tiene todas las competencias para hacerlo de buena manera”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X