Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Si bien la iniciativa fue valorada por el cuerpo colegiado, hay discrepancias pues se cancelarán $7,5 millones a la inmobiliaria que arrienda el recinto al Arzobispado de La Serena, que recibe $3 millones del privado por el acuerdo firmado previamente. Según el edil, los montos se pueden cubrir y hay que “priorizar la cultura”.

Con “bombos y platillos” fue el anuncio realizado este miércoles por el alcalde de La Serena, Roberto Jacob, donde se dio a conocer que se arrendará por parte del Municipio el exTeatro Centenario de la capital regional. En ese contexto, el Concejo Municipal le dio el visto bueno a priori a la posibilidad de realizarlo.

Cabe recordar que Jacob subrayó que no sostuvo ninguna conversación con el Arzobispado de La Serena, que es dueño del inmueble, y que negoció directamente con la Inmobiliaria Alta Cruz, que llegó a un acuerdo por 20 años con la entidad eclesiástica.

El jefe comunal le informó a los concejales que la empresa solicitaba $10 millones por el teatro, pero él les habría ofrecido $7,5 millones por ese lugar, más cuatro oficinas donde se ubicarán las dependencias del Departamento de Cultura del Municipio de La Serena. Esto, inicialmente, por un plazo de cinco años.

Los concejales aprobaron la iniciativa, pero posteriormente han surgido algunas discrepancias por parte de los miembros del cuerpo colegiado, tras conocerse las diferencias entre los montos de pago por parte del particular al Arzobispado y el valor del subarriendo por parte de la Municipalidad, además de asuntos relacionados a los plazos.

Leer también: Recuperación de la cultura: Jacob anuncia que arrendará Teatro Centenario 

Las condiciones



De acuerdo a lo señalado por el propio Arzobispado de La Serena a diario El Día, no hubo ningún acercamiento por parte del Municipio ni del alcalde con ellos. Sin embargo, el arrendatario sí informó que ha tenido conversaciones con la casa edilicia serenense.

De acuerdo a la Cuenta Pública dada a conocer por el Arzobispado, el contrato con el arrendatario “es por 20 años a partir de marzo de 2020 y dentro de éste existe la posibilidad de subarrendar”.

Sin embargo, un punto clave pasa por el valor de arrendamiento informado por el Arzobispado serenense, y que también fue mencionado en la Cuenta Pública. “Son 100 UF hasta el año 2025, 120 UF hasta el 2030 y 160 UF hasta el 2040”, señalaron a nuestro medio de comunicación.

En base a esos datos, la empresa inmobiliaria debe pagar mensualmente hasta el 2025 el monto de $3.005.200, sujeto a variaciones de la UF. Por lo tanto, si el Municipio cancela $7.500.000, éste supera hoy en $4,5 millones el valor que el Arzobispado le cobra al arrendatario inicial, montos que crean diferencias de opinión por parte del alcalde y de algunos concejales. Esto, sin considerar que para efectuar un proyecto de inversión por parte de la Seremi de las Culturas se requiere de financiamiento y tiempo.

“No nos parece un problema” 



El alcalde de La Serena, Roberto Jacob, en diálogo con El Día, sostuvo que “ya llegamos a acuerdos, hay que hacer todos los trámites que corresponden y revisar todos los documentos que corresponden en un contrato de arrendamiento. Esperamos que de aquí a 10 días esté todo finiquitado”, señaló el edil, que si bien en un comienzo habló de un contrato a cinco años, ratificó que “éste se va a celebrar por 18 años, porque para postular a cualquier tipo de proyecto se necesita de mucho más tiempo para poder amortizar el gasto, dependiendo de la institución que venga. Esto ya se conversó con los concejales”.

Respecto de la negociación con la inmobiliaria, aseguró que “en pedir no hay engaño, pero también debe tenerse en cuenta lo que nosotros estamos dispuestos a pagar. El contar además con cuatro oficinas completamente remodeladas y en las condiciones que se conversó, me parece que es un buen negocio”.

Respecto del arriendo entre el Arzobispado y el particular, el alcalde acotó que “desconozco los detalles de ese acuerdo. Yo sólo negocio con el señor arrendatario, ellos ponen los montos y yo veo si puedo o no puedo pagar. Más allá de mil pesos más o mil pesos menos, lo que me interesa es recuperar el Teatro Centenario para la comuna de La Serena, donde pretendían poner un mall chino”.

Sobre las diferencias ($7,5 millones que solicita el arrendador, versus los $3 millones que le cancela al Arzobispado) Jacob prefiere no entrar en la polémica “de si es justo o no es justo. Creo que la cultura no tiene precio, es el dinero mejor invertido. Nadie pudo llegar a acuerdo y nosotros lo hicimos, y creo que eso demuestra el significado que tiene el Teatro Centenario. Fue una buena negociación”, argumentó.

Reacciones  



Algunos concejales manifestaron visiones discordantes, sobre todo de parte de la denominada “Bancada Dignidad”. El más radical fue Camilo Araya, quien aseguró que “nuestro rol como concejales es fiscalizar. Y ante una situación como ésta, el que gana es el privado que está lucrando. Arrendar este espacio para la cultura no puede dar margen para el lucro y se debe privilegiar a los vecinos, vecinas y organizaciones culturales, y no me refiero sólo a las que están institucionalizadas”.

El concejal subrayó que “en el Concejo se nos habló de la posibilidad de un arriendo, pero por cinco años. Era la propuesta, pero no se nos mostró el contrato, lo que se quería plasmar en él y tampoco se nos mencionó que el Arzobispado arrienda este espacio al privado en $3 millones. Dicho eso, que se subarriende a 18 años es muy malo, porque ningún contrato debe exceder el período de un alcalde en ejercicio. Creo que con esa misma plata se pueden hacer otras inversiones en cultura. Por tanto, finalmente voy a rechazar esta iniciativa”, argumentó.

La concejala Rayén Pojomovoski también mostró sus desacuerdos, aunque valora la posibilidad de recuperar este espacio. “Estas no son las mejores condiciones. Si existe un contrato de arriendo entre el Arzobispado y el particular, que es de $3 millones, el Municipio podría estar pagando $4 millones más, lo que claramente es descabellado y esto no debería suceder. Estas son las reglas del libre mercado y así se juegan, pero no es el mejor escenario a mi juicio. Es el alcalde el que hizo las negociaciones sin consultarnos, aunque es necesaria la arista de recuperar el teatro, que es un espacio identitario. Yo preferiría que la recuperación se hiciera con fondos del Estado y el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio”.

En tanto, la concejala Daniela Molina subrayó que “hubo un primer anuncio del alcalde, y luego otra serie de subanuncios adicionales. Lo que a nosotros como Bancada Dignidad nos parece realmente mal es que las cosas no se deben hacer así, porque por el momento no hay ningún documento ni ningún contrato que se nos haya presentado ni sabemos cuando finalmente tendremos la posibilidad de votar por estas iniciativas”.

Sumándose a los dichos de la concejala Rayén Pojomovoski, aseguró que “acciones como estas las debe llevar adelante el Estado, en espacios inclusivos y democráticos para toda la comunidad y no sólo para operadores políticos. Yo no sabría decirte cómo voy a votar, es hacer política ficción. No estoy diciendo que no corresponda que el Municipio tome parte, pero me parece inapropiado solventar negocios particulares”.

 



“Es razonable” 

 



Por su parte, la concejala de La Serena y presidenta de la Comisión de Cultura del Municipio de La Serena, Carmen Zamora, señaló a El Día que “no tengo suficientes antecedentes para pronunciarme sobre las diferencias de valores en los arriendos, aunque hubiese deseado que el monto fuese inferior. Sin embargo, haber logrado negociar en los términos que señaló el alcalde es positivo y creo que el Municipio está en condiciones económicas de poder asumir ese compromiso”.

 Respecto de los plazos de arriendo (18 años), Zamora consignó que “para que las instituciones del Estado puedan invertir en un recinto de estas características, es importante visibilizar la rentabilidad social. Y en un tiempo tan acotado como el que se planteó inicialmente, que eran cinco años, considerando que debe haber un lapso para habilitarlo y echarlo a andar, me parece que es mucha mejor estrategia ampliar el compromiso”.

El rol que juega la Seremi de las Culturas

Cabe recordar que el día antes del último Concejo Municipal, el alcalde de La Serena se reunió con el seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Francisco Varas. Sin embargo, según fuentes de El Día, para la autoridad fue una sorpresa el anuncio que al día siguiente efectuó Roberto Jacob. Esto, porque la entidad que sería la encargada de restaurar esta estructura es precisamente la Seremi. Entre pasillos, el anuncio de Jacob no habría caído muy bien, no porque exista un desacuerdo en recuperar el Teatro Centenario, ya que están realizando diversas gestiones con el Nivel Central para restaurar este espacio, si no por la premura.

Si bien hace dos años desde Cultura intentaron comprar este espacio al Arzobispado, los montos que se solicitaban eran “inalcanzables”. En ese contexto, se consideró un poco “precipitado” el anuncio del alcalde porque aún no están los recursos ni las gestiones para poder intervenir un espacio que, evidentemente, necesita ser restaurado. En esa línea, desde la Seremi de las Culturas seguirán buscando conseguir los recursos necesarios, que bordean los $2 mil millones. Para ello, deberán presentar un proyecto al Ministerio de Desarrollo Social para obtener la Resolución Satisfactoria (RS) y de esta forma, poder trabajar en conjunto con el Municipio de La Serena. Todo este proceso involucra al menos un año, pero el propósito del seremi Varas sería dejar comprometidos los recursos antes de marzo de 2022.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X