Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
La hija del director de orquesta Jorge Peña Hen, asesinado por la Caravana de la Muerte, dijo no guardar rencor y reconoció que ha aprendido a vivir con la pena. Repasa los recuerdos junto a su padre y agradece el reconocimiento que se le ha dado en La Serena.

María Fedora Peña, hija de Jorge Peña Hen, el músico y director de orquesta asesinado por la Caravana de la Muerte hace 48 años, el 16 de octubre de 1973, habló sobre su vida familiar, los recuerdos de su padre y lo abominable de un crimen sin justificación.

Dice no guardar rencor y que el recuerdo de su papá le llega en cualquier momento y no especialmente en esta fecha.

Se muestra agradecida de los habitantes de la zona y dice que en La Serena se ha reconocido a Peña Hen como corresponde, por lo que muestra gratitud, aunque cree que hace falta un reconocimiento a nivel nacional, manifestando que sería justo que se le diera de manera póstuma el Premio Nacional de Música.



-¿Cómo vive la actualidad? 

“Estamos dedicados a nuestras profesiones. Yo soy diseñadora, tengo una oficina de corretaje de propiedades. Mi hermano también, él es diseñador gráfico. En general tenemos una vida muy normal, con los hijos, los nietos a estas alturas de la vida”.



-¿Son de los que se juntan periódicamente?

“Siempre, por supuesto, como todas las familias, para el 18 de septiembre, por ejemplo. Aunque en el último tiempo no nos hemos podido juntar mucho, porque hay prohibiciones por el tema sanitario. Pero para el 18 de septiembre nos juntamos todos”.



-¿Son aclanados?

“Puede ser, aunque somos muy respetuosos de nuestros espacios, pero somos como cualquier familia, nos juntamos, disfrutamos de los hijos, los nietos, los sobrinos nietos, los nietos de mi hermano. Yo tengo tres hijos grandes, mi hija mayor es antropóloga y vive en Arica, así que ahora hace un tiempo que no la veo, porque no ha podido venir por la pandemia. La que tengo después es actriz, ha hecho incluso una obra en La Serena, que es de su autoría, que se llama ‘Jorge Peña Hen, Las Últimas Horas del Maestro’, que se refiere a las últimas horas de vida de mi papá. Y mi hijo menor que vive conmigo y participa en teleseries, en comerciales, trabaja en televisión”.



-Qué recuerdos tiene de su niñez junto a su padre?

“Una niñez fantástica, maravillosa, porque él era un hombre muy entretenido, muy sabio. Para mí era el hombre perfecto. Además, era director de orquesta, tenía una capacidad de liderazgo tremenda, era entretenido, era divertido. Me hacía magia, siempre hacía prestidigitación (Conjunto de trucos y habilidades con los que se hacen juegos de manos), me sacaba monedas y billetes del pelo, del aire, en fin, era muy entretenido él. A la vez era un hombre exigente y estricto, era muy bacán”.



-¿Qué sacó usted de él?

“Parece que la perseverancia, pero no puedo compararme con él, porque era un genio en todos los aspectos. La capacidad de convencimiento también, por lo que me dicen”.



-¿Se complica cuando se acerca esta fecha?

“No, porque la pena está siempre, se aprende a vivir con eso y uno igual puede ser feliz. Disfrutar de su vida, de sus logros, de su trabajo, de sus hijos, de su familia, de todo lo que se va presentando, de las oportunidades, no se puede vivir todos los días de la vida llorando. Hay días, puede haber alguna vez que no tiene nada que ver con esta fecha, me acuerdo de él y siento una pena inmensa. Y a medida que pasan los años y me voy haciendo más vieja, siento que no puedo creer cómo hicieron eso. Me pregunto cómo pudieron hacer una aberración tan espantosa, tan terrible. Eso es lo que pienso a veces, pero no porque justo sea el día 16 (de octubre) yo voy a amanecer más triste. No, puede ser un día equis, que algo me trajo su memoria. Por ejemplo, siempre cuando escucho música, porque toda la música que escucho es música que él dirigió. Porque fue tan prolífico como director de orquesta, entonces, siempre te encuentras con música que dirigió. Como había conciertos todas las semanas, yo desde niña estuve toda mi vida ahí; eso te trae recuerdos”.



-¿Se ha hecho justicia con el nombre de su padre en la zona o debería haber un reconocimiento más permanente de su memoria?

“En La Serena yo encuentro que ha habido harto reconocimiento y la gente ha sido maravillosa. En la medida de lo que han podido, han hecho muchas cosas. Ahora, a nivel nacional yo creo que debería haber un reconocimiento. No lo ha habido y yo pienso, honestamente, que a mi padre se le debería dar el Premio Nacional de Música póstumo, porque él era muy joven, tenía 45 años cuando lo mataron y ya era una personalidad. Mi papá cambió la música aquí en Chile, cambió el concepto, cambió la formación, cambió la educación, abrió las puertas al mundo y a América. Entonces, él debería tener el Premio Nacional de Música. Cambió la vida de mucha gente”.



-¿Y con la familia hay alguna deuda, como la reparación?

“Eso tiene que ver con la justicia civil. Ya lo creo que sí, con toda la familia”.



-¿Cómo cree que actuaría hoy Jorge Peña Hen frente a cómo se encuentra el país, enfrentando un cambio de constitución, con una pandemia terrible, con un estallido social?

“Difícil saber exactamente cómo actuaría, porque yo era una niña cuando lo mataron, pero yo creo que estaría muy contento con la Convención Constitucional, como lo estamos la inmensa mayoría de los chilenos. Estamos todos contentos con eso y estaría muy esperanzado. Tendría 93 años ya y de la pandemia seguramente se habría cuidado, como nos hemos cuidado todos”.



-¿Y si él hubiese hecho su vida normal como la hemos hecho casi todos los chilenos, cree que habría terminado dirigiendo orquestas y haciendo música hasta el final?

“Por supuesto, su vida era la música. Para él lo primero era la música. Yo recuerdo toda mi vida que a mi papá le ofrecían cargos de ministro, de embajador, de cónsul, de agregado cultural, pero siempre dijo no, no me interesa, lo mío es la música, me importa la música. Es lo único que le importó siempre”.



-¿Cómo ha visto que ha enfrentado la vida su madre luego de vivir algo tan duro como el asesinato de su esposo?

“Yo creo que ha sido fuerte para ella, como ha sido fuerte para todos. Ella ha tratado de trabajar en difundir su trabajo, ha hecho exposiciones. Pero nosotros ninguno ha estado metido en la política, ni en la vida pública política, para nada”.



-¿Por qué no se interesaron por la política?

“Me han ofrecido, hasta hace poquito, que sea diputada, que sea alcaldesa, pero la verdad es que ninguno de nosotros se ha interesado por eso. Nunca hemos pertenecido a ese mundo, hemos conocido a muchos políticos, claro que sí, grandísimas personas que yo admiro mucho, desde niña que iban a nuestra casa, pero la verdad es que nunca me ha interesado. Diputada o senadora, no habría sido jamás. Siempre dije que no, porque me daría vergüenza ganar esa cantidad de millones en un país donde la gente se muere de hambre”.



-¿Usted guarda rencores con la sociedad chilena, con el Ejército o con alguien en particular por lo ocurrido?

“No, con la sociedad chilena no, a pesar de que el golpe (de Estado) fue cívico militar, pero no, no tengo rencor, pero sí creo que la justicia es muy, muy importante, es fundamental para que avancemos. Del rencor no se saca nada”.



-¿Han mantenido cercanía con familias que también pasaron horrores como el que les ha tocado enfrentar a ustedes?

“La familia mía completa pasó horrores, porque mi primo-hemano también estuvo preso, fue torturado muchos meses en Villa Grimaldi, después estuvo en Tres Álamos. Yo tengo algunas amigas hijas de personas que mataron junto con mi papá y también conozco a otras personas que sufrieron también esas cosas. Sí, tengo varias personas conocidas”.



-¿Cómo ve el futuro del país?

“Lo veo complicado en varios aspectos. En el aspecto económico me imagino que va a ser tremendo, porque este gobierno ha sido un desastre en la delincuencia, en el tratamiento del Wallmapu (territorio mapuche), con una militarización horrorosa. También en el tema de los extranjeros, así que creo que al próximo gobierno le viene un trabajo muy difícil. Además que habrá una crisis económica mundial, me imagino, ha comenzado ya. Así que creo que va a ser muy difícil. Voy a decir algo con mucho respeto, con todo lo que quiero a mi país, pero veo que falta un poco de educación, falta respeto entre las personas. Tú ves a una persona en las redes sociales que opina diferente y prácticamente la hacen pedazos. Tenemos que volver a rescatar lo que es la vida republicana, lo que es la verdadera democracia, que es respetarse en las diferencias. No me refiero al pinochetismo ni a la mentalidad del señor Kast (José Antonio) que es horrorosa, pero está bien, ellos piensan así, respetemos. Pero no estar con esas cosas que si piensas distinto eres un zurdo no sé cuánto o un facho no sé qué. Antes no era así, esa es la parte que es importante para que tengamos una convivencia sana. Y para eso, creo que se están haciendo cosas importantes como sacar a la luz toda la corrupción, el aprovechamiento de un pequeño grupo de personas que tienen mucho dinero, mucho poder y no quieren soltar ni el dinero ni el poder. Creo que esos son puntos fundamentales para que se construya una base sólida de lo que viene más adelante. Respetémonos, es lo primero, me parece a mí”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X