Crédito fotografía: 
Alejandro Pizarro
La autoridad, que asumió el pasado viernes este cargo de responsabilidad, espera que su gestión vaya más allá de los altos y bajos de la política y sobre todo de su partido, la UDI. Consideró que los hechos que vinculan a Piñera y a Dominga no tendrían que afectar su gestión y aseguró que espera alcanzar una relación constructiva con la gobernadora, Krist Naranjo.

El pasado viernes, luego de una semana muy noticiosa tras la salida del exdelegado presidencial, Pablo Herman, la desestimación de Mario Aros de la Seremi de Medio Ambiente y los conflictos internos en la UDI, por fin salió “humo blanco” y el presidente Sebastián Piñera designó a su nuevo representante político en la Región de Coquimbo.

Se trata de Ignacio Pinto Retamal, militante de la Unión Demócrata Independiente, periodista de profesión quien hasta la semana pasada se desempeñaba como seremi de Gobierno.

-¿Qué se siente llegar a este cargo y cómo asume esta oportunidad?

“Es un gran honor asumir esta responsabilidad que me ha conferido el presidente Sebastián Piñera. He estado vinculado durante gran parte de mi vida a la coalición de gobierno y a este proyecto político y esta instancia es un tremendo reto, considerando que estamos enfrentando desafíos electorales, y que la región ha sufrido, tal como todo el país, no solamente con la pandemia, sino también con la crisis social. Este gobierno ha sido tremendamente exigido y asumir el último tramo obviamente que para mí es un tremendo honor. Tengo un compromiso con la región y con sus 15 comunas, lo que asumo con la mayor voluntad de servir, colaborar y apuntar hacia la unidad de los distintos actores”.

-¿Cuáles son los principales ejes que usted quiere marcar como delegado presidencial?

“Lo primero es dar cumplimiento al Plan de Gobierno. A pesar de las dificultades que hemos enfrentado, y que estaban fuera de cualquier programa, le tenemos que dar continuidad a todos los proyectos que se han venido realizando últimamente. Hablamos de mejoras emblemáticas en salud, seguridad, espacios públicos, reactivación económica y que hoy son las principales prioridades de las personas. No son los énfasis de un delegado en particular los que vamos a enfrentar, sino de las demandas más urgentes que tiene la región y que queremos llevar a cabo con todos los actores. Estamos en un escenario de pandemia, pero la idea es que la vida en las quince comunas se pueda ir desarrollando de la mejor manera posible, atendiendo todos los temas pendientes”.

-Uno de los aspectos que más preocupa a la ciudadanía es la seguridad y hemos visto la escalada del narcotráfico en la Provincia del Chaopa y Limarí. ¿Cómo abordará esa materia?

“Estamos trabajando con una Mesa de Seguridad que se constituyó hace algunas semanas, en particular con la Provincia de Choapa. Nos hemos coordinado con las policías, porque se trata de una preocupación no sólo del Gobierno. Lo importante es que los actores públicos, los municipios, las instituciones y las fuerzas de orden y seguridad seamos protagonistas, actuando coordinadamente”.

 

Relaciones en quiebre

-¿Cómo considera que se manejó la salida de Pablo Herman? ¿Quizás él pudo haber evitado las críticas que costaron el cargo?

“No me corresponde opinar ni juzgar las decisiones del Presidente de la República ni lo que hayan hecho las personas que me antecedieron en el cargo, tanto delegado presidencial como intendentes en esta región. No saldrá de mi boca ningún comentario que sea negativo en contra de personas con las que trabajé y en lo personal tengo un gran aprecio. Por lo tanto, no soy quien para juzgar, analizar o criticar lo que hayan hecho. Sólo me corresponde agradecer las oportunidades que me han dado”.

-¿Cree fue un error que Herman haya transparentado que Mario Aros no estaba en la terna que presentó, considerando los efectos que tuvo públicamente?

“Lo que corresponde en este minuto, cuando estoy asumiendo como delegado presidencial, es avanzar, y eso implica hacerlo hacia los desafíos futuros de la región. Criticar o juzgar lo que haya hecho el anterior delegado presidencial no tiene ningún sentido y serviría para profundizar fricciones políticas que en tiempos electorales se dan de manera muy habitual. Nosotros estamos pensando en el proyecto político que le estamos ofreciendo al país y lo que vamos a desarrollar con el gabinete”.

-¿Cuál es su relación con el diputado Sergio Gahona? ¿Considera que tiene una gran influencia? ¿Usted no permitiría presiones?

“Lo que me corresponde es trabajar con todos los parlamentarios. Con Sergio Gahona y Juan Manuel Fuenzalida tuve la suerte de trabajar durante el primer gobierno del presidente Sebastián Piñera. Con el diputado Eguiguren también tenemos una muy fluida relación. En toda gestión existen opiniones de los partidos políticos y de los parlamentarios, porque son actores relevantes en la búsqueda de acuerdos para nuestro sector. Mi disposición es al diálogo y creo que no vale la pena seguir profundizando en los errores que se han cometido. Lo importante es que las disputas políticas no sean protagonistas, porque todos somos parte del mismo equipo. No es ningún misterio que los parlamentarios del oficialismo tienen que colaborar en cada una de las acciones porque además compartimos ideales y convicciones comunes. Los parlamentarios de la coalición tienen un rol fundamental”.

 

El gremialismo

-¿Qué opinión le merece lo que ha sucedido en su propio partido, la UDI y los quiebres al interior de la actual directiva regional?

“Efectivamente, soy militante de la UDI, pero antes que eso tengo una gran responsabilidad, que es ser delegado presidencial. Por tanto, no me corresponde hacer juicios de valor sobre las decisiones que se puedan tomar al interior de mi partido, y menos públicamente. Lo haré en las instancias que corresponda, y no pretendo hacer de esta gestión un trabajo que esté enfocado en transmitir diferencias dentro de la coalición, me interesa trabajar por el bien de la región”.

-¿Pero no considera que las diferencias internas son de todas maneras malas señales?

“No quiero que las pequeñas rencillas políticas nos desvíen de los focos de atención que las personas necesitan. Mientras más tiempo perdemos en las disputas en la prensa, aquellos ciudadanos que están con urgencias importantes y problemas de agua o acceso a la vivienda son los perjudicados. No podemos hacer de la discusión política un tema que se tome la agenda; quiero que sea la buena política la que prime, con coordinación, sentido de unidad y vocación de mayoría. La idea es ir creciendo desde nuestras propias diferencias”.

-En ese sentido, y ante las evidencias ¿no tendría lógica que Óscar Tapia, presidente regional de la UDI, renuncie a su cargo?

“No voy a hacer ninguna referencia, porque este es un tema que le compete a la UDI resolver. Si en algún momento tengo que dar mi opinión, lo haré en las instancias que correspondan. Creo que seguir debatiendo en torno a esto no aporta en nada a la discusión pública y en atender las urgencias que me competen como delegado presidencial, junto al gabinete”.

 

Desafíos y complejidades

-¿Podría influir en su gestión como delegado los hechos que vincularían al presidente Piñera y a Dominga, al estar la región en el centro del debate?

“El Gobierno ha sido claro en señalar que esto no tiene ningún sustento, ya que lo publicado en el reportaje no tiene ninguna novedad. Con respecto a lo que nos corresponde como región, hemos tomado las determinaciones en su mérito, de acuerdo a lo que los tribunales de Justicia han ordenado, para retrotraer el voto de la Comisión de Evaluación Ambiental, lo que se dio hace algunas semanas. Lo que podemos decir es que hemos actuado con apego a la ley y al Estado de Derecho. En ese sentido, creo que este tema se resolverá rápidamente y debiese aclararse de acuerdo a lo que ha señalado el mismo Presidente de la República”.

-¿Este caso puede generar daño en la imagen del mandatario y de la coalición?

“Lamentablemente nos hemos acostumbrado a hacer juicios a través de las redes sociales y de los medios de comunicación, instalando posverdades sobre algunas situaciones, en una clima electoral donde veremos acusaciones que no tienen sustento. Sin embargo, escalan a niveles inimaginables. Mi convicción es que siempre se debe esperar lo oficial y lo que corresponde a hechos concretos, para luego emitir un juicio o señalar alguna opinión. En este caso, el Gobierno ha sido claro en que esta información no tiene ningún sustento y que se trataba de algo conocido y que fue sometido a la investigación del Ministerio Público”. 

-¿Espera tener un mayor acercamiento con la gobernadora Krist Naranjo, a diferencia de lo que pasó con su antecesor?

“Nos interesa tener una relación dialogante con todas las instituciones. En ese sentido, el Gobierno Regional es parte fundamental y ya tenemos agendada una primera reunión con la gobernadora regional esta semana, para seguir en ese trabajo conjunto que históricamente se ha desarrollado con el Ministerio del Interior. Acá no hay espacio para disputas personales y la región está primero”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X