Crédito fotografía: 
Leonel Fritis
Durante esta semana, la inmobiliaria ISiete sólo realizará un cierre perimetral del recinto donde pretende levantar la construcción. En tanto, diversos son los escenarios legales que se abren a partir del anuncio del Gobierno de declarar la ribera de este cauce fluvial como Humedal Urbano.

Hasta 6 meses podría llegar a tardar todo el trámite por el cual se busca declarar a la ribera del río Elqui como Humedal Urbano, periodo en que se busca recoger todos los antecedentes disponibles para que el Ministerio de Medio Ambiente dé curso a la declaración.

Así lo explicaba a El Día en la edición de este sábado recién pasado el seremi (s) de la cartera, Ignacio Pinto, quien además, aprovechaba de aclarar que esta misma semana, se iniciará la recolección de dichos antecedentes para iniciar “el proceso declaratorio y con el cual, obviamente se va a ir definiendo cuáles van a ser los límites de este humedal”.

Pero mientras tanto, ¿qué pasará con las obras que la inmobiliaria ISiete estaba desarrollando en el sector lindante con el humedal –cerca de la desembocadura del río Elqui - y que, tras una serie de manifestaciones ciudadanas, pusieron en primera plana el conflicto, presionando al final, para su protección?

La realidad es que hoy en día las obras se encuentran paralizadas a la espera de cómo avance el proceso de declaratoria.

Así lo confirma el gerente corporativo de la inmobiliaria ISiete, Cristian Sayes quien, consultado por El Día, señaló que como empresa, “vamos a respetar todos los procesos y nos vamos a someter a lo que la autoridad defina”.

Sayes confirma que hoy, la construcción de las torres de departamentos que lleva adelante la empresa, “están detenidas. Ya sacamos la maquinaria, no van a volver”, señala.

Al respecto explica, “la autoridad nos exige hacer un cierre perimetral, tanto Carabineros como el Serviu. Entonces lo que vamos a hacer esta semana es ese cierre que va a ser de bajo impacto. No va a ser un muro de 3 metros ni para trabajar a escondidas, sino que van a ser pilares con una malla y que no generen mayores impactos”, agregó Sayes.

Sobre cuánto tiempo las obras estarán detenidas, el ejecutivo sostuvo que ello dependerá del proceso mismo de declaratoria.

“En la declaratoria de humedal urbano están súper definidos los plazos para que los privados hagan sus descargos entendiendo que hay varios sectores de ahí que son particulares. Entonces cuando la (llamada a) declaratoria sea publicada en el Diario Oficial, se activa el proceso y desde ahí comienzan los tiempos para que se puedan hacer los descargos. Ahí se define una primera extensión del proceso. Y ahí sabremos quiénes son los que entraremos a este proceso y quiénes no. Ahí nosotros pudiésemos presentar algunos descargos o mostrar toda la información que se requiera”, señaló el gerente de ISiete.

De todas formas, Sayes insistió en que como empresa, “buscamos respetar la norma. Estamos abiertos a cualquier consulta o diálogo, porque es necesario”.

 

Escenarios jurídicos

De todas formas, y pese a que las obras están detenidas hasta el momento, no existe claridad sobre si el proyecto que ejecuta la empresa debió haber sido sometido previamente a un tipo de evaluación ambiental o bien, ahora en pleno trámite por declarar a la ribera del río Elqui como Humedal Urbano, debe someterse a un Estudio de Impacto Ambiental.

A juicio del gerente corporativo de la inmobiliaria ISiete, Cristian Sayes, si hay que someterse a una evaluación de impacto ambiental o a un estudio de impacto ambiental, “lo tendremos que hacer y no nos vamos a complicar (…) Pero la declaratoria no impide el desarrollo, sino aumentar en este proceso evaluativo, el desarrollo de un proyecto”.

Consultado por El Día, el seremi (s) de Medio Ambiente, Ignacio Pinto, señaló que “la declaración de Humedal Urbano no es retroactiva, por lo que no impide que se pueda continuar con el proyecto de construcción actual”.

Sin embargo aclaró que “desde el Ministerio de Medio Ambiente oficiamos a la Superintendencia para conocer si existió algún tipo de elusión en la normativa que permitiera la construcción de ese proyecto inmobiliario. Si fuera el caso, correspondería que el privado ingrese el proyecto al Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) que realiza el SEA para determinar si se hará un Estudio de Impacto Ambiental o una Declaración de Impacto Ambiental”.

Opiniones distintas son las que tienen los abogados Felipe Olivares y Antonia Berríos.

El primero sostiene que, “al igual que lo que pasa con el tema de Dominga, cuando ocurren estas declaratorias de zonas que son en calidad de protegidas, es decir, zonas complejas en términos medioambientales, se obliga a que el privado haga un estudio de impacto medioambiental resguardando la flora, la fauna y con las medidas de mitigación pertinentes”.

Por su parte, Antonia Berríos, abogada de la ONG Fima, señaló que ante una eventual obligación que tendría la empresa de someterse a una evaluación medioambiental, ello sería “discutible”, pues “al haberse iniciado las faenas con anterioridad a la declaratoria de Humedal Urbano podría señalarse que este proyecto no le afecta la nueva declaratoria”.

Sin embargo, afirma, “la Corte Suprema ha declarado recientemente y en más de una oportunidad, que los humedales, no obstante su declaración como humedales urbanos, son ecosistemas que merecen protección. Y además ha señalado que la protección que merecen estos humedales declarados como urbanos, se debe desde que se toma la decisión de declararlos así y no desde que se realizan todos los trámites que lo formalizan como tal”, afirmó la abogada.

 

Tiempos más acotados

Entretanto, el diputado por la región, Sergio Gahona, y dirigentes de organizaciones ciudadanas que apoyan la declaración de Humedal Urbano de la ribera del río Elqui, viajaron hasta Santiago en donde se reunieron con el ministro de Vivienda, Felipe Ward y el subsecretario de Medio Ambiente, Javier Naranjo, para conversar sobre las gestiones llevadas a cabo sobre esta temática.

Claudio Piña, vecino del sector de Puertas del Mar, lamentó que nunca se haya hecho una consulta al SEA por el proyecto de la inmobiliaria ISiete, “pese a que está emplazado en el humedal”, señaló, lo que a su juicio, viola la Ley de Humedales y la Ley de Bases del Medio Ambiente. “Tiene que ingresar al SEA pues los obliga a ser consultas ciudadanas”, declaró.

En todo caso, lo más destacable quizás, fue lo mencionando por Karem Díaz, vocera del Movimiento Ciudadano de defensa del Humedal del río Elqui, quien sostuvo que “hemos conseguido que nos den la posibilidad de que todo sea mucho más rápido”.

“Por el momento la respuesta más rápida que vamos a tener va a ser en cuanto a la constructora, por cómo pudieron obtener los permisos por ejemplo, donde nos dicen que no van a pasar más de dos semanas para tener esa respuesta, e incluso antes. En cuanto al humedal, vamos a estar a la espera de la declaratoria lo que puede ser mucho antes de los 6 meses iniciales, lo cual nos tiene muy felices”, señaló.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X